Posts Tagged ‘Juego de Tronos’

Las fuentes de la magia en Juego de Tronos

junio 3, 2016

En el mundo de la serie Juego de Tronos hay religiones, y tienen un papel crucial en la trama. No solo como trasfondo, también como parte de ella, lo que se ha mostrado más evidente aún con lo que vamos viendo del desarrollo de la sexta temporada. No podría ser de otro modo en una sociedad medieval. También hay magia, poca al principio, pero aumentando cada vez más su presencia. Y los oficiantes de algunas de las religiones emplean la magia, a veces con resultados espectaculares. Así que, una buena pregunta es ¿pero dónde están los dioses?

Porque lo cierto es que hasta el momento no hay pruebas fehacientes de ninguna entidad pretenatural, por muchas cosas maravillosas que hagan ciertos creyentes no hay apariciones o mensajes inequívocos de los dioses. Las profecías fallan, o tienen modos de cumplirse bastante retorcidos, no está claro que las voces de los dioses sean tales. Por eso, una pregunta que creo fundamental para entender los atractivos que este mundo imaginado, es el origen de la magia. Específicamente si esta es teúrgica, o en realidad podemos considerar que estamos ante un tipo de magia natural.

La cuestión no es accesoria, porque en el primer caso la magia tiene una entidad preternatural, quizá sobrenatural, que dota de un carácter eminentemente fantástico y maravilloso al mundo de ficción. De lo contrario, podríamos estar ante un mundo posible, donde la magia no podría ser más que una manifestación de “otro tipo de leyes físicas” en otro dominio de un hipotético multiverso. Problema que ha sido tratado con seriedad y rigor por teóricos de lo fantástico, y en el que convergen la filosofía de la ciencia y la teoría de la literatura.

En este caso en concreto las evidencias, por ahora, apuntan claramente hacia una magia natural. La mayor parte de los acontecimientos mágicos podrían explicarse en base a fenómenos metapsíquicos o paranormales. O utilizando cualquier de las explicaciones racionalistas, espiritualistas sólo en parte, para lo mágico y misterioso: Ánima Mundi, inconsciente colectivo, poderes psíquicos, la Fuerza, etc. Es más, tal parece que hay una especie de campo mágico, ya que las principales fuentes o agentes de propagación son los dragones y los Caminantes Blancos. En el caso de estos últimos el efecto de la magia está muy localizado en torno a ellos, y además, y eso es lo más importante, en torno a ciertos materiales mágicos. No parece tanto que sea un dios, aunque alguna sacerdotisa roja lo sugiera.

Lo más interesante es que tanto unos como otros agentes de la magia no tienen su origen en entes externos, pues son obra de magos de una antigua civilización (que podían ser científicos de la magia) o una raza humanoide bien versada en las artes mágicas. Habrá que ver cuánto aprendemos más de estas manifestaciones de la magia, pero todo esto son evidencias de un sesgo fuertemente materialista en la concepción de la magia en el Martinverso. O siendo más conservador en el empleo de términos, inmanetista. Esto tiene implicaciones en el análisis de la interacción de las religiones en el mundo posible de la historia. Porque al plantearlo así se dota al ámbito de la narración de un subtexto ateo muy fuerte, e interesante. Ya que claramente se demuestran los vicios y aspectos siniestros de la religión, y una sociedad medieval dominada por ella.

Aunque George Martin no es completamente original en esta forma de concebir lo mágico y lo fantástico, pues podemos encontrarla en otros autores de fantasía contemporánea, creo que es algo a tener en cuenta que la saga literaria fantástica de mayor éxito actual recorra estas vías de la especulación proyectiva. Y creo que un modo más claro, la serie de televisión. Este puede ser uno de los aspectos que sorprenda más a los espectadores no tan acostumbrados a la fantasía.

También hay que destacarlo porque hay autores notables dentro de la fantasía que claramente han mostrado magia con un origen sobrenatural, siendo el ejemplo más diáfano Tolkien, al presentar su versión mítica del pasado de nuestro mundo como resultado de las emanaciones de una divinidad, con un planteamiento muy próximo al de Plotino y los neoplatónicos. Aunque lo disfrace con un “mito musical” y nombres de inspiración nórdica.

La senda recorrida por Martin y otros autores contemporáneos sigue la ya trazada por otros, hasta el punto de que creo que podría hablarse, aunque pueda parecer paradójico, de una fantasía materialista. Siendo su principal pionero Howard en sus famosos relatos de Conan. Pero esa, es una narración que habrá de ser relatada en otra ocasión…